Con los pies bien puestos: La otra cara de los tacones

jueves, 12 de enero de 2012

La otra cara de los tacones

¡Hola!
Hoy os traemos un pequeño reportaje sobre los tacones. Sí, estamos de acuerdo en qe a todas nos encantan. Quedan genial con una mini, con un vestidito o con unos pantalones estrechos, estilizan nuestra figura, ganamos algunos centímetros de altura, quedamos divinas... pero lo cierto es que después de un uso continuado no van del todo bien para nuestra salud. 

Las mujeres padecen en los pies cuatro veces más de problemas que los hombres. Un dato que nos ha sorprendido mucho es que en Estados Unidos el 90% de las 800.000 intervenciones anuales que se practican, se hacen en mujeres.
En este sentido, es muy evidente que la diferencia de calzado tiene mucho que ver, y como más altos sean los tacones que nos encanta llevar, todavía es peor. Podemos tener problemas en el tendón de Aquiles, también nos pueden salir juanetes, callos, los dedos están demasiado comprimidos... Pero no solo los pies quedan afectados por nuestro amor a la moda y al estilo, porque también podemos tener problemas de espalda y rodillas –sí, a largo plazo podemos llegar a tener artritis en las rodillas.

El cuerpo humano fue diseñado para que toda la planta del pie soportara el peso del resto del cuerpo, y los talones hacen que ese peso se desplace hacia adelante y que los dedos de los pies tengan que aguantar demasiada presión.

Además de las que hos hemos mencionado un poquitín más arriba, otras lesiones comunes son:
  • Halluz valgus: el dedo gordo se monta sobre el segundo. Se altera la articulación y la prominencia de la cabeza del primer metatarsiano, que forma el popular juanete. 
  • Dedos en martillo: los dedos pequeños se deforman cuando uno de sus huesos secundarios se encorva hacia arriba. Suelen aparecer callos en la protuberancia formada.
  • Inestabilidad del tobillo: más que evidente en los tacones muy altos...

Pero podemos subirnos a unos tacones sin tanto riesgo a padecer estas molestias, y os damos algunos consejos:
  • Usar zapatos de punta ancha, redonda o cuadrada, pues los dedos de los pies no están tan apretujados.
  • Que el tacón no supere los 5 centímetros.
  • Para el día a día, usar unos zapatos con un tacón de 2 a 5 centímetros.
  • Que el calzado sea de piel o de un material transpirable. No recomendado que sea de plástico.
  • Las cuñas reparten muy bien el peso, siempre y cuando el tacón no sea muy alto, claro.
  • Durante el embarazo se recomienda llevar un tacón bajo y ancho, no ir completamente planas.

Así que, ¡cuidado con los tacones!

Un beso*

6 comentarios:

  1. Me ha parecido súper interesante este post! Tomo nota de los consejos!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias por la información publicada la tendré encuenta,si es que en esta vida todos los excesos se pagan, pero ¿quien renuncia a unos tapones?

    Beatriz García
    http://elcomplementodemoda.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  3. Yo no soy mucho de tacones pero me gustan mucho y prefiero algo de tacón que ir plana que no estiliza nada.
    Un beso: Eva http://www.dolceevita.es

    ResponderEliminar
  4. Los pies hay que cuidarlos, que sólo tenemos unos! ;)

    ResponderEliminar
  5. Hola guapa:
    desde hoy te sigo en tu blog y te invito a conocer el mío...
    http://todoeldiadecompras.blogspot.com
    Un ssludo

    ResponderEliminar
  6. Que razon tienes!los tacones son muy bonitos pero tambien son muy incomodos!
    Besos

    ResponderEliminar